15 diciembre 2017

Cómo superar las limitaciones del brainstorming



En el brainstorming convencional (a veces reformulado como "ducha de ideas") se invita a los participantes a compartir tantas ideas como sea posible. La creencia subyacente es que un flujo libre de ideas en un grupo es probable que produzca más y una mayor variedad de ideas de lo que sería posible para una persona en solitario.
Sin embargo, el psicólogo Michael West señala que los grupos tienden rápidamente a experimentar el pensamiento grupal en el que las personas influyen en las ideas de los demás y comienzan a pensar de manera muy similar, limitando, por tanto, más que ampliando el rango de ideas que surgen.
En algunas culturas y contextos, las dinámicas políticas y relacionales también influyen en lo que las personas se sienten dispuestas o consideran apropiado contribuir a un grupo.
A la luz de esto, West propone que a veces es mejor invitar a las personas a anotar tantas ideas como sea posible por separado antes de compartirlas en un grupo y, si es necesario, compartirlas anónimamente si eso hace que sea más aceptable hacerlo.
La técnica creativa de la "peor idea posible" de Bryan Mattimore va un paso más allá y rompe la presión sentida para dar con la mejor idea o la más acertada.
En cambio, invita a la gente (alegremente) a generar una serie de ideas verdaderamente terribles ("ilegales, inmorales o impracticablee") y luego los pone a identificar los atributos clave, es decir, ¿qué los hace tan malos?
Si se combina con una lluvia de ideas inversa, se puede invitar a los participantes a participar en actividades contraintuitivas tales como intercambiar “¿Cómo podríamos resolver este problema?” por “¿Cómo podemos empeorar las cosas?”
Ponerse a jugar de esta manera puede reducir la ansiedad, alejar a la gente de los patrones de pensamiento tradicionales y generar semillas de innovación que podrían ser transformadoras.

30 noviembre 2017

Tejidos del futuro



En 1959, en un sótano de Delaware, nació Gore-Tex prácticamente por casualidad.  Bill Gore, ingeniero químico, dio un nuevo uso y aplicación a un material inventado dos décadas antes (el PTFE o politetrafluoroetileno), para aislar cables eléctricos para que aguantaran bajo el suelo. 

Bill calentó una barra capaz de dejar pasar el aire pero no el agua, impermeable, transpirable y cortavientos que se empezó a comercializar en chaquetas y tiendas de campaña a través de una pequeña marca de Seattle en 1977.  

Años después, en 1981, los astronautas del Columbia utilizaron trajes que llevaban este tejido y desde entonces ha ido mejorando su tecnología hasta convertirse en un referente para todo aquel que piense en deporte en situaciones extremas. 

Desde luego, el material también tiene aplicaciones en otros campos tales como trajes inflamables de los bomberos o la medicina donde se ha utilizado en 35 millones de artefactos. 

Recientemente la compañía, que factura más de 3000 millones de dólares, ha anunciado el desarrollo de una línea de modelos aislantes del agua y del frío, pero también aptos para el verano.    

Una nueva línea innovadora donde seguro que existe mucho espacio para seguir creciendo. 

20 noviembre 2017

El arte de crear figuras plegando papel



La  Papiroflexia, el origami o el arte de crear figuras plegando el papel es una tradición que, aunque tiene su origen en Japón, está extendido por todos los países.
Existen en el mundo  tres  museos de origami, uno en Japón y otro en Corea, pero ninguno de los dos tiene el nivel, ni la calidad del tercero. El de la Escuela-Museo del Origami de Zaragoza. 
Puede resultar  sorprendente que exista un museo de estas características en la  ciudad maña  pero su existencia no es casual. En Zaragoza hay una gran afición al plegado de papel. Desde 1944 se reúne periódicamente una tertulia de plegadores. Los amantes de las figuras de papel llevan por tanto más de 70 años juntándose para mejorar sus diseños, una afición que continua.
La escuela Museo inaugurada en 2013 reúne el mejor conjunto de obras de origami que existe. Un sitio para contemplar a la creatividad en la práctica.

Altamente recomendable. 

15 noviembre 2017

Música y creatividad


Escuchar música puede ser útil para promover el pensamiento creativo de maneras económicas y eficientes en diversos entornos científicos, educativos y organizativos cuando se necesita un pensamiento creativo.

Un reciente estudio explora la música como fuente de creatividad. La música ha demostrado mejorar la cognición y mejorar el aprendizaje y la memoria en otros estudios, por lo que los investigadores pensaron que tal vez también tenga un impacto en el pensamiento creativo.

En el experimento, los participantes probaron ejercicios de creatividad que medían el pensamiento divergente y el convergente mientras se exponían al silencio (escenario de control) o a la música clásica que evocaba cuatro estados emocionales distintos: feliz, calmado, triste o ansioso.

Tras proponer una serie de actividades a los participantes, se comparó su rendimiento en el pensamiento divergente y convergente.

Los participantes que habían escuchado música feliz tenían puntuaciones significativamente más altas en el pensamiento divergente que aquellos que habían actuado en silencio. En otras palabras, se les ocurrieron más ideas totales y más ideas creativas e innovadoras (según una clasificación que hicieron personas que no estaban familiarizadas con el objetivo del estudio).

Los resultados sugieren que escuchar música alegre aumenta el rendimiento en el pensamiento divergente. Es decir, mejora la flexibilidad cognitiva necesaria para encontrar soluciones innovadoras: la capacidad de cambiar entre diferentes conceptos y perspectivas, en lugar de ver el problema desde un punto de vista rígido.

Curiosamente, el hecho de que a los participantes les haya gustado o no la música no tuvo ningún impacto en su desempeño, lo cual apunta a que los beneficios no provienen simplemente de disfrutar de la música.

Ninguno de los tipos de música tuvo un impacto en el pensamiento convergente, que requiere encontrar una respuesta correcta en lugar de abrir la mente a muchas ideas potenciales.

Además, también puede tener que ver con el estado de ánimo creado por la música feliz. Después de todo, la felicidad se considera una emoción positiva que amplía nuestra mentalidad y aumenta nuestro deseo de explorar y jugar.

Aunque los investigadores no analizaron los cambios de humor, la investigación apunta un vínculo entre el estado de ánimo positivo y la creatividad, lo que sugiere que este puede ser el mecanismo subyacente detrás de los beneficios de la música feliz.

En cualquier caso, los resultados concluyen que a las personas nos va bien escuchar música feliz mientras trabajamos, especialmente si necesitamos encontrar nuevas formas de ver un problema en particular. 

10 noviembre 2017

Coraje



"El coraje es la medida de nuestra participación sincera con la vida, con el otro, con una comunidad, con el un trabajo; con un futuro.

Ser valiente no es necesariamente ir a ninguna parte o hacer algo salvo hacer consciente de esas cosas que ya sentimos profundamente y después vivir con las interminables   vulnerabilidades de esas consecuencias.

Ser valiente es estar cerca de la forma en que estamos hechos".

David Whyte

05 noviembre 2017

El cemento del futuro


No cabe duda de que de la naturaleza podemos aprender muchas cosas. Observando, fijándonos, detectando la composición de los distintos materiales y sus funcionalidades.

Como los de las conchas de mejillones o los huesos. O, como en este caso, como las púas de los erizos de mar. 

Las púas de estos animales están hechas principalmente de calcita, habitualmente  un material muy quebradizo y frágil. Sin embargo, las espinas de los erizos de mar son mucho más duraderas. Ello es debido a la peculiar arquitectura de los materiales que están dispuestos como si se tratase de una pared de ladrillo.

En las paredes, cada capa de ladrillo que se coloca se mantiene en su lugar por el mortero. De manera que el principio rector es aplicar capas duras, luego materiales blandos, duros y blandos; exactamente el principio que la naturaleza utiliza para hacer que las espinas de los erizos de mar sean tan resistentes.


Recientemente, un equipo de investigación alemán ha logrado sintetizar con éxito un tipo de cemento a nivel nanométrico de acuerdo con este "principio de ladrillo y mortero" de las púas de los erizos de mar.

El cemento obtenido es significativamente más resistente a las fracturas que cualquier otro que se haya desarrollado hasta ahora y, desde luego, proporciona posibilidades de construcción completamente nuevas.

Para que te hagas una idea: con este cemento podría construirse un pilar de 8.000 metros de altura, antes de que el material en su base se destruyera por su peso. Al parecer, con el acero normal, únicamente ese mismo "únicamente" podría alcanzar los 3.000 metros de altura.


Una vez más, inspirarse en la naturaleza ha permitido diseñar las estructuras de materiales y reproducir los planos de la naturaleza que han posibilitado producir materiales de un altísimo rendimiento. alto rendimiento.  

30 octubre 2017

El origen del miedo al fracaso


Es solo una teoría, pero te ofrezco considerarla. Quizás uno de los orígenes del miedo al fracaso sea el poderoso mensaje que la sociedad en general transmite constantemente a la hora de proteger la autoestima de los niños. 

Una parte esencial de ese mensaje es ¡protegedlos de los fracasos!. Es verdad que este tipo de mensaje puede ser útil para el  problema inmediato de la decepción de un niño, pero sin duda puede resultar dañino a largo plazo. 

Contemplar los fracasos como un paso natural en cualquier proceso de aprendizaje es una aproximación que no sólo minimizará las seguras decepciones que viviremos en el futuro sino que también hará que el éxito se realmente más cercano.

25 octubre 2017

Actitud ante los retos


En cierta ocasión, una investigadora llevó a un grupo de niños a un aula de su colegio y tras ponerles cómodos, les ofreció una serie de rompecabezas para resolver.

Los primeros eran bastante fáciles, pero los que seguían eran más difíciles.

Uno de los niños que se enfrentaba con los rompecabezas difíciles, acercó su silla a la mesa, se frotó las manos y exclamó. "¡Me encantan los retos!".

No fue el único. La investigadora profundizó sobre esa mentalidad y concluyó que, de alguna forma, los niños sabían que las cualidades humanas (tales como las habilidades intelectuales) pueden  cultivarse por medio del esfuerzo y eso es lo que hacían: volverse más listos. 

No solamente el fracaso no les desanimaba sino que ni siquiera pensaban que estuviesen fracasando: creían que estaban aprendiendo. 

Recuerda esto: el punto de vista que adoptas para ti mismo afecta profundamente a la forma en la que ves los desafíos y también la vida. 

20 octubre 2017

Habituación


Una empresa muy conocida contrataba periódicamente plazas de celador. El funcionario que ocupa una de esas plazas en un lugar concreto siempre rechazaba el trabajo "porque no era su función".

Se decidió investigar cuál era la función asignada y se encontró con que ésta consistía en abrir y cerrar la puerta. Sorprendentemente, hacía años que la puerta se accionaba automáticamente con el paso de las personas...

A un nivel más personal, nos acostumbramos a las cosas. Sin duda se trata de una conducta adaptativa que nos permite reducir la tensión de muchas situaciones. 

Ahora bien, un exceso de rutina también es a todas luces contraproducente. 

15 octubre 2017

Los problemas de la tecnología en el golf


La innovación tecnológica que se ha transferido a muchos deportes es impresionante. Pensemos en el golf. De los antiguos palos de madera dura a los modernísimos palos de titanio. Y lo mismo sucede con las bolas. De aquellas bolas blanditas de balata a las modernas y ultratecnológicas bolas actuales.

Efectivamente, las bolas actuales apenas pesan 45,93 gramos y tienen un tamaño mínimo de 42,67 milímetros de diámetro. La bola se compone de una capa superficial de uretano y tres capas internas que se adaptan a los diferentes palos con los que se golpea la bola y se comprimen para ganar velocidad. En la superficie de cada bola hay entre 300 y 500 hoyuelos de unos 0,25 milímetros de profundidad.

La aerodinámica de la bola hace que ésta vuele más recto y no se desvíe. Este hecho, unido a la propia evolución tecnológica de los palos hace que en los últimos años se haya ganado un 25 % de distancia en el circuito. 

Pero eso constituye un serio problema que amenaza las instalaciones actuales y tal vez a la propia esencia del golf: los mejores pegadores cubren el 65 % del campo con el primer golpe.  

Los campos ya se están quedando pequeños. Y, por otra parte, dado que también la superficie de los palos ha aumentado sobremanera, los jugadores mediocres empiezan a parecer tan buenos como los mejores.